Versos Costeños (1era parte)

septiembre 30, 2009
costeno

El naufig me egjita

Los versos costeños son tradicionales de las costas de Guerrero y de Oaxaca y muchos han sido inmortalizados en sones y chilenas como la Sanmarqueña.  Son parecidos a las bombas yucatecas en la estructura de la rima.

Los hay de todos sabores, pícaros, escatológicos, albureros, románticos y burlescos.

Me gusta el tequila en jarro
y el quesillo oaxaqueño
pero más me gusta lo ajeno
pa’ verle la jeta la dueño.

No hay que hacer adoración
de aquellas que andan sonriendo
pues llegada la ocasión
descubres que están fingiendo
te dejan como el farol
colgado y por dentro ardiendo.

Soy el negro de la costa
de Guerrero y de Oaxaca
no se vayan a mandar
porque sé cómo se mata
y en el agua sé lazar
sin que se moje la reata

Negrita tenía que ser
la que causara mis penas
y no cambio de color
aunque me sangren las venas
porque ya lo dice el refrán
que negras, hasta las mulas son buenas

Vámonos chinche al piquete
le dijo la pulga al piojo
contigo me he de casar
no le hace que seas muy flojo

Ni contigo ni sin ti
tienen mis males remedio
contigo porque me matas
y sin ti porque me muero

Desde que vivo en el mundo
no he visto conformidá
sólo los palos del monte
viven en plena amistá
cuando cae uno sobre otro
no dicen: hazte pá llá

Dame lo que yo te pido
que no te pido la vida
dame lo que yo te pido
que no te pido la vida
de la cintura pa’ abajo
de las rodillas pa’ arriba

Yo enamoré a una negrita
que estaba coja de un pie
y me dijo soy cojita
no me puede usted querer.
Le contesté chiquitita,
¡no te quiero pa’ correr!
(Y dice que la mujer entre mas coja mejor :D)

La mujer en el amor
es como el indio al comprar
que aunque le despachen bien
no deja de ragatear

Aguadas me gusta más
porque me aprietan menos
yo hablo de las sandalias
de los demás… no sabemos

Un pajarito voló
tras la barda de un convento
¡que alegres están las monjas
con el pajarito adentro!

Las horas que tiene el día
las he repartido así:
nueve soñando contigo
y quince pensando en ti

Ella se llama, se llama,
y yo me llamo me llamo;
ella por mi se anda se anda,
yo por ella me anda me ando

Crece, crece, sacatito
crece, como vas creciendo
yo pensé que eras hombrecito
como lo andabas presumiendo
lástima de pajarito negro
que apenas te va creciendo
y entre mas te va creciendo
mas puto te estas volviendo

San Marcos tiene la fama
de las mujeres bonitas
Acapulco también tiene
pero no son señoritas

Y como me gusta Francisca
la sobrina de don Diego
porque cuando la enamoro
me dice que luego luego
cuando ella se esta quedando vizca
yo me estoy quedando ciego

Anoche dormí con ella
y ni siquiera la besé,
por la mañana me dijo:
¡ah, que pendejo es usted!

Yo quisiera, si pudiera
ponerle puentes al mar
para que la mujer de mi vida
no se fuera a navegar

Ayyyy mama por que pariste
un hijo tan desgraciao
la leche que tu me diste
todita me la han sacao
como no me la vendijste
también yo la he regalao
por eso es que ora me viste
tan flaco y tan acabao

Bien dije que te quería
más no que te estoy queriendo
y no digas a la gente
que por ti me estoy muriendo
que el pastel que te tocaba
otra se lo está comiendo

Que soy rata de dos patas
y también bicho rastrero
me tratas como alimaña
yo que fuí tu amor primero
a lo mejor sí soy rata
pero no de tu agujero
(Ahí te hablan paquita!!)